Soy Silvia Y Estos Son Mis Viajes Por El Con Eva En Londres Mi Amiga Transexual ;)

El adulto mayor continu贸 en sus trece, demasiado decepcionado. Lo jocoso vino cuando en la pr贸xima reuni贸n tres ancianos me llevaron a una cuarta parte a solas y me hicieron un 鈥渏uicio鈥 por tener un 鈥渃omportamiento regular鈥, y que si me 鈥渁rrepent铆a鈥 de lo que hab铆a pasado. Me acuerdo que me obsequiaron el libro 鈥淟o que los J贸venes preguntan鈥 y era b谩sicamente un manual de ser un adolescente reprimido, pero puro. Si eres un pecador, no resucitar谩s, no vas a ir al para铆so, desaparecer谩s para siempre, y, lo que es peor, decepcionar谩s a Dios para la eternidad. Podr铆a decirse que cualquier religi贸n funciona as铆, pero aqu铆 es algo que se acent煤a de sobre manera.

Y tambi茅n ir leyendo los episodios que vienen, contrast谩ndolos con la Biblia, y haciendo breves reflexiones sobre ello. La primera oportunidad en mi vida que falt茅 a una asignaci贸n fue por el hecho de que me puse muy mala con la regla, me dol铆a a fallecer. Le solicit茅 a mi madre que les dijera que no pod铆a asistir ese d铆a. Mis tardes tras la escuela no era quedar con amigos del instituto, o practicar mis hobbies, o clases extraescolares. Eran asambleas en el Sal贸n del Reino, o estudios de la Biblia, o mejorando mis asignaciones.

No ten铆an permitido ni realizar discursos, ni formar parte en ning煤n sentido en la organizaci贸n. Y ponerte falda, porque ponerte unos pantalones en el Sal贸n del Reino, siendo mujer, era una irrespetuosidad de precauci贸n. Y ya despu茅s de eso, el sue帽o m谩ximo es servir en Betel, que es irte a la sede central, Watch Tower Bible and Tract Society, en Pensilvania, a ser 煤til en la f谩brica de las dichosas gacetas sin salario. Solo te dan techo y comida, y el resto de tu vida es currar haciendo las revistas. Al a帽o de estar aprendiendo la Biblia con mi 鈥渕entora鈥, de a poco me fueron invitando a la idea de que quiz谩s era hora de estudiar a predicar.

Lo que quiz谩s no ve铆an es que sus hijos, a partir de crecer reprimidos, hac铆an cosas muy jodidas a las espaldas de sus progenitores. Cuando mi madre le plantearon predicar asimismo, le hicieron un 鈥渏uicio鈥 al igual que a m铆, con 3 se帽ores ancianos juzg谩ndola, en un cuarto encerrados. Las preguntas cambiaban desde 鈥溌縠st谩s segura de tu fe en Dios?

soy silvia y estos son mis viajes por el mundo: follando con eva en londres. mi amiga transexual ;)

Todas y cada una de las ma帽anas abordaba a mi madre, Biblia en mano, lanz谩ndole preguntas tal como “驴Es usted creyente?”, “驴Le gustar铆a vivir para siempre?”, “驴Desea comprender la realidad?”, “驴Desea salvarse del Armaged贸n?”. A partir de insistir, mi madre un d铆a se par贸 y escuch贸 lo que le deseaba decir esa mujer baja y de avanzada edad. La suerte que tuvimos es que a pesar de haberle dedicado un buen tiempo, ni mi vida ni la de mi familia lleg贸 a estar relacionada al 100% a la organizaci贸n, sino proseguimos teniendo algo de contacto con la vida real, con lo que regresar a la cotidianidad no cost贸 en absoluto. En verdad est谩bamos brillantes de poder hacer otras cosas en familia sin rendir cuentas a absolutamente nadie.

Empec茅 Dedicando Una Hora A La Semana A La Religi贸n, Entonces, Mi Momento De Libertad

De primeras se puso a la protectora, se帽alando que 鈥渘o es el momento鈥, que deb铆a primero aprender bien las bases, antes de ponernos con cosas m谩s complicadas, que eso 鈥渘o me correspond铆a鈥. Ah铆 empec茅 a comprender que el ritmo de 鈥渆ntender鈥 o 鈥渆studiar鈥 jam谩s lo he marcado yo, sino m谩s bien ellos. Para daros contexto, mis progenitores hab铆an estado dando tumbos a lo largo de unos a帽os de una creencia a otra, sin quedarse en ninguna, desde la ortodoxia hasta los mormones, como una suerte de voyeurs, pero de la religi贸n. Est谩bamos 鈥渁biertos鈥 por decirlo de esta forma a diferentes posibilidades en lo que se refiere a nuestra fe. Una vez que ahora est谩s fuera, de repente descubres que tienes un mont贸n de tiempo libre.

soy silvia y estos son mis viajes por el mundo: follando con eva en londres. mi amiga transexual ;)

Mi madre, at贸nita, delante de 3 se帽oros que le preguntan sobre sus ocupaciones sexuales con mi padre, no sab铆a qu茅 decir o qu茅 realizar. Lo bueno de crecer es que el cerebro asimismo comienza a tener m谩s tuercas, y con la edad me empezaron a llegar las 鈥渃uestiones fuera de sitio鈥. En el final los estudios de la Biblia se me volv铆an repetitivos, siempre y en todo momento leyendo exactamente los mismos vers铆culos y repitiendo exactamente el mismo mensaje hasta la saciedad, que mi 鈥渇e en Dios nunca tambaleara鈥. En el momento en que las asignaciones se volvieron algo habitual, me dieron 鈥減ermiso鈥 para lograr comenzar a predicar.

Mi Adolescencia No Fue Como La Del Resto, Viv铆a En Una Burbuja

Y de este modo, Biblia y Atalayas en mano, iba por la calle molestando a la gente con mi flequillo mal cortado de pre-p煤ber predicando que si no estaban del lado de la verdad el d铆a del juicio final, iban a morir todos (a algunos nos atrae tener adolescencias alternativas, 驴vale?). Os mentir铆a si os afirmara que no me gustaba en aquel entonces. Como peque帽a que era, me cre铆 muy seriamente que estaba 鈥渁prendiendo la verdad鈥, y que se encontraba usando mis horas en algo 煤til para m铆. Me hac铆a sentir particular que estaba del 鈥渓ado bueno鈥 de la religi贸n, y que el resto del mundo viv铆a enga帽ado. En el instante del 鈥減rimer contacto鈥 viv铆amos en Marbella, donde hab铆a una congregaci贸n bastante numerosa y la multitud de all铆 y alrededores se reun铆an en el Sal贸n del Reino.

Fui Testigo De Jehov谩 Hasta Los 15 A帽os: Nada De Cumplea帽os Y Jubilados Averiguando Sobre Mis Pr谩cticas Sexuales

No se dejaba ocasi贸n para no mencionarlo aunque sea por arriba. En la Reuni贸n con otras adolescentes y chicas de la congregaci贸n. A pesar de que hoy soy una atea ac茅rrima, no siempre fu茅 de esta forma. Desde los 11 hasta los casi 15 a帽os pertenec铆 a los Presentes de Jehov谩 (en realidad tiene bastante sentido en mi arco de personaje haber pertenecido a una secta en alg煤n punto de mi vida).

Todo el tiempo que te han estado chupando como vampiros. En ese punto, no dej茅 de creer en Dios, pero s铆 dej茅 de creer en los Presentes de Jehov谩. El sal贸n de reuniones de los Presentes en Espa帽a, en Benidorm. At贸nita al tel茅fono simplemente me excus茅 como adolescente que era, que nunca hab铆a faltado, que me dol铆a mucho.

Una mujer que viv铆a y platicaba en nuestro barrio no tard贸 en localizar a mi madre a partir de verla caminar por exactamente el mismo recorrido todas las ma帽anas para ir a trabajar (que ya por s铆 es creepy que una mujer se fije en ti todos y cada uno de los d铆as para 鈥減illarte a la hora鈥). Con sinceridad, encima siendo una joven, era algo bastante chungo. A pesar de cualquier esfuerzo de ser 鈥渓a sierva perfecta鈥, siempre llevar铆a una marca en la frente que me califica 鈥渄el mundo鈥, como algo manchado. El objetivo de predicar en el final era acrecentar los miembros de la congregaci贸n, y de esta forma cada vez ser mucho m谩s gente la que prediquemos, y multiplicarnos, como nos mand贸 nuestro se帽or.

Los jubilados son, por decirlo de este modo, los organizadores de las congregaciones, los que organizan a los hermanos, las ubicaciones de predicaci贸n por conjuntos, los que hacen los discursos en las reuniones y juzgan los pecados de los integrantes de la congregaci贸n, pero ahora vamos a llegar ah铆. Yo, a煤n pre-adolescente, llena de inocencia y de fe en Dios, comenc茅 realizando 鈥渆studios de la Biblia鈥 con esa misma mujer, con la que entablar铆a, en verdad, muy buena relaci贸n durante mis a帽os adolescentes, aun de cari帽o. Esos estudios trataban en sentarte con uno de sus librillos tales como 驴Qu茅 ense帽a verdaderamente la Biblia? O Apocalipsis鈥 隆se aproxima su magn铆fica culminaci贸n!

Los fines de semana iba a predicar, o a una barbacoa con los hermanos. Es un t茅rmino que se utiliza bastante en su red social. Podemos destacar que pese a dedicarle horas a predicar, asistir usualmente a las asambleas, y tener una conducta impecable, no dejaban de llamarme 鈥減eque帽a del mundo鈥. Eso s铆, todas la gente que prosegu铆an all铆 cortaron toda relaci贸n con nosotros, si nos ve铆an por la calle fing铆an que no nos conoc铆an, o con gesto de repudio, o de eterna pena, nos saludaban con la mano y segu铆an su sendero. Me imagino que en su cabeza nos ve铆an a partir de ese momento como pecadores de Babilonia, o unos pobres incautos cautivados por 鈥渓as perversiones del mundo鈥. A eso hay que agregarle que toda vez que en el grupo de chavales de la congregaci贸n pasaba algo turbio (alguien ha bajo la influencia a el resto para 鈥減ecar鈥 de cualquier modo), a los primeros que nos se帽alaban era a los 鈥減eque帽os del mundo鈥, pues precisamente ser铆amos la mala predominaci贸n.