En Cuantas Partes Se Divide El Plato Del Buen Comer

El polo austral inclina por su parte sus nieves eternas hacia el Sol y todas las regiones del hemisferio austral vienen, a lo largo de los largos días del estío, a calentarse en el foco solar mientras que la noche envuelve el polo norte y domina en las regiones del hemisferio boreal. A nosotros nos toca tener entonces los días cortos y fríos, las escarchas y las miserias del invierno. La naturaleza parece desolada; los paisajes recubran un aspecto tan diferente del que tenían en el estío que prácticamente cree uno que está en otro planeta. Gran número de pájaros presurosos huyen friolentos hacia los países meridionales y semeja que cazan al Sol. Nosotros debemos resignarnos a aguantar estoicamente los días rigorosos. Se patina sobre nuestros lagos; los pequeños se dedican a furiosos combates con las bolas de nieve.

en cuantas partes se divide el plato del buen comer

¡Pero en otros tiempos era esto una historia diferente! El procedimiento de nutrición es muy distinto del nuestro. No se come, sino que se satisfacen con aspirar el olor de los alimentos preparados de una manera particular. La exhalación que sale de los platillos a lo largo del cocimiento se encierra en vasos fabricados para ese empleo, y en el momento en que se reúne en cantidad bastante se destapan sucesivamente los recipientes, llevando delante de cada convidado el fragancia que le es conveniente, y así se continúa hasta que las personas quedan cumplidas. No obstante, un día en que manifestó a su patrón que deseaba comer una docena de alondras, Cyrano las vio caer a sus pies ahora asadas. Cyrano quedó admirado y el cazador le explicó que mezclaba a su pólvora una composición que mataba, desplumaba, asaba y sazonaba la caza.

Iniciación Astronómica

La atmósfera toma un tinte pálido y sepulcral; la naturaleza estremecida se sumerge en profundo silencio. Las risas se desvanecen, los pájaros por el momento no cantan, el trabajo se pausa. Un inmenso velo de tristeza se prolonga sobre el planeta.

en cuantas partes se divide el plato del buen comer

La pasmante y magnífica iluminación crepuscular se prolonga todavía por ciertos instantes en las alturas atmosféricas, pero la tierra está ya envuelta en las sombras nocturnas. Al fin el disco solar hace aparición colorado, mediante la bruma de la mañana y de la gruesa capa atmosférica; se le puede ver a la fácil vista, parece salir de la Tierra y sus rayos rasan el suelo. En Tours, donde logró sus primeros ensayos, y en París, donde los continuó, ha podido hacer funcionar una pequeña máquina de vapor, de uno o dos caballos, calentada únicamente por el Sol; esa máquina figuró en la exposición de 1878. Muchas personas probaron café listo con el Sol y tajadas de carne asada por el mismo trámite. Esperaba, en países como Argelia y Egipto, poder aplicar las máquinas solares para elevar agua destinada á la irrigación y al regadío. De este modo, ya que, nosotros comemos Sol en los vegetales, en las frutas cuya sabrosa carne está sazonada con luz y con agua; lo absorbemos asimismo en otra forma en la carne de los animales; le bebemos en el vino, en la sidra; estas bebidas no son otra cosa sino el jugo de las uvas y de las manzanas maduradas por el calor del sol.

Iniciación Astronómica

En esa época no se sabía prácticamente nada acerca de la constitución física de la Luna y se la representaba cercada de una cubierta atmosférica equivalente a la que respiramos. En este momento sabemos que esos «mares » no tienen agua y que si quizá el globo lunar posee atmósfera, debe ser increíblemente rápida. Hay entre estas nubecitas estelares, flotando a inconmensurables distancias unas en las que ni con los más destacados instrumentos se pudieron descubrir estrellas y a las que se ha guardado el nombre de nebulosas. Entre Marte y Júpiter se ha descubierto todo un ejército de pequeños cuerpos celestes que semeja que sirven de guarda entre el conjunto de planetas medianos y el de los grandes planetas. El primero de estos pequeños planetas se descubrió el Io de enero de 1801 por Piazzi, astrónomo de Palermo. Quedó asombrado y reemplazó el aumento de su telescopio por oculares mucho más poderosos y vio que el astro enigmático parecía acrecentar proporcionalmente con la amplificación del poder óptico.

Sacrificaremos aún con gusto una naranja para ofrecer la iniciativa de este movimiento en el estilo frecuente de nuestros trabajos astronómicos, delante de una lámpara, Sol de ocasión que desempeña muy modestamente su grandioso papel. En China, los eclipses son todavía el día de hoy objeto de liturgias importantes con objeto de restablecer la regularidad de los movimientos celestes. El 1 de marzo de 1504 un eclipse de Luna salva a Cristóbal Colón amenazado con fallecer de hambre en Jamaica donde se le rehusaban víveres por un populacho salvaje y revoltoso. Conociendo la proximidad de este eclipse por las efemérides astronómicas, él amenazó a los Caribes con privarlos de la luz de la Luna…

Iniciación Astronómica

El agua jabonosa se lanza al aire en forma de burbujas con transparencia que vuelan a distintas alturas, irisándose con los más hermosos colores, producidos por la descomposición de la luz solar. Los dos puntos en que este eje, figurado por la aguja, taladra la área de la bola se los conoce como los 2 polos. Notemos que la mandarina está sensiblemente aplanada en los 2 polos (punto de unión de la varilla y punto contrario), es por ello por lo que la hemos elegido de prioridad como un ejemplo, pues lo mismo pasa con la Tierra en un grado inferior.

Si la distancia es doble\’,\’ la atracción es cuatro veces menor; si la distancia es triple, la atracción es nueve ocasiones más enclenque, etcétera. De manera que si se pudiese llevar una piedra a una distancia igual a la de la Luna, esta piedra caería durante el primer segundo 4 m. 90 divididos por 3.600, o sea a un milímetro un tercio, precisamente exactamente la misma cantidad que la Luna se divide en un segundo de la línea recta que debería proseguir si la Tierra no la atrajera. Se apreciará que se trata de las distancias medias puesto que las órbitas son elipses y no círculos. Esta distancia media no es otra que medio eje mayor de la elipse.

Francisco había muerto el sábado 31 de diciembre de 1903, a las diez de la noche, de muerte súbita, apoplejía fulminante. Como dos ejemplos valen más que uno y no hay miedo de multiplicar las imágenes que pueden dar una explicación mucho más clara al niño, sugiero la anécdota siguiente que se deriva asimismo de la diferencia de horas. La Astronomía no cesa de ofrecernos útiles enseñanzas bajo este criterio; entre otros méritos tiene el de que nos enseña a ser modestos enfrente de la inmensidad que nos circunda.

Es mucho más elevada que el Monte Blanco, ya que se eleva a 5.300 metros. Se la distingue a la simple vista como un punto blanco reluciendo con enorme esplendor en la parte sur del disco. En el instante de la Luna llena es deslumbrador y proyecta a lo lejos sobre el disco lunar largas radiaciones. Lo mismo pasa con Copérnico cuya blancura deslumbrante llega hasta nosotros.

Iniciación Astronómica

También les podéis figurar que partiendo del ecuador, donde marco cero, liemos podido numerar todas las divisiones 1, 2,…hasta el polo Norte, que llevará el nº -90. Para señalar este movimiento, hagamos girar entre nuestros dedos la aguja que representa el eje de la bola, de tal modo que sus polos estén en el límite de la sombra y de la luz y que la mandarina gire enfrente de la lámpara de derecha a izquierda en sentido opuesto de las agujas de un reloj. Si se observan sucesivamente los pedacitos de lacre se aprecia que padecen todos exactamente las mismas alternativas de sombra y de luz. No obstante, lo mismo sucede con la Tierra enfrente de la enorme lámpara de los cielos. Durante largos siglos la ilusión producida por las apariencias confundió a los observadores sobre la realidad de los movimientos celestes, sobre la naturaleza y más que nada sobre la situación y de las condiciones de estabilidad de nuestro mundo.